Fotografía tus juguetes pequeños con el SIGMA 70mm F2.8 DG MACRO Art

Publicado por Sunny Galeana en
Fotografía tus juguetes pequeños con el SIGMA 70mm F2.8 DG MACRO Art

Nunca he sido una persona que sigue las reglas cuando de fotografía se trata. Ya sea que hablemos de la “Regla de Tercios”  de iluminar de acuerdo a los tres puntos o cualquier norma que se tenga que seguir, nunca he -ni alentado a otros- a seguir lo que dictan los libros. Todo arte es subjetivo así como los métodos que sigues para conseguirlo.


Al parecer, dejando de lado mi filosofía, hay un pequeño problema del que los artistas no podemos escapar… Cuando eres fotógrafo, necesitas algo para retratar. Una persona, una flor, un bicho, una textura, ¡Lo que sea! 


Así que cuando estás atrapado en casa, nadie quiere posar para la cámara, el clima se pone gris y melancólico que hasta los grillos desaparecen, entonces ¿qué es lo que puede hacer un fotógrafo? ¡Es correcto! Robar los juguetes de tus hijos y tomar dramáticas close-ups. 

[No hijo esos juguetes son para TRABAJAR no para JUGAR]


Con mi lente SIGMA 70mm F2.8 Macro Art, mi Sony A7 III y mi surtido paquete de juguetes pequeños, comencé este proyecto con una meta en mente… hacer que estos cachivaches se vean profesionales. 


Todo empezó con un modelo pequeño del avión Lockheed P-38 Lightning y otro más de la Segunda Guerra Mundial. Era momento de brillar, visualicé la toma del aeroplano con el sol ocultándose detrás de él, y como no tenía una naranja pequeña para utilizarla como un sol, imprimí una imagen de una puesta real y la use de fondo.  


[Pinzas, las mejores amigas de un fotógrafo]

A continuación enrede un alambre metálico alrededor de un viejo Gorrillapod y cuidadosamente recargue el avión encima, posicionando al modelo tal y como lo tenía visualizado en mi último disparo. Use un par de iluminaria LED (configuradas a 2700K) para alumbrar la escena, cuidando en todo momento que no hubiera luces parásitas interfiriendo con el fondo.

Después de configurar la apertura para obtener la profundidad de campo que tanto quería, jugué con el ISO y la velocidad de disparo para capturar el momento exacto en que soplé las hélices. Un poco de edición para quitar el alambre y una poca de magia y el P-38 de mi hijo nunca se vió mejor.  

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/50s, F/13, ISO 1250]

Posteriormente Danny, mi hijo de 6 años, vino a ayudar con su figura más tétrica que tiene de Batman. Imaginé que una escena sacada de Ciudad Gótica sería apropiada, así que cambié la puesta de sol por un fondo negro, muy oscuro y agregué un rascacielos hecho enteramente de lentes SIGMA. Con papel celofán color morado intercambié el color de la iluminación de fondo, puse una luz brillante de backlight y una luz ligera de relleno, con eso, Batman estaba ya listo para combatir a los villanos una vez más. 

Cuando Batman usa ese increíble cinturón amarillo sabes que estás en peligro o eso fue lo que pensé. Me di cuenta que la escena realmente necesitaba esa mística neblina que caracteriza a Ciudad Gótica o a cualquier escena del crimen. Pero ¿no cuentas con una máquina de neblina? ¿No quieres activar tu alarma contra incendios? No hay ningún problema. Un humidificador te puede ayudar ya que puede producir ese sombrío y perfecto vapor para una toma como la que queremos. 

[Ciudad Gótica acompañada del 150-600mm Contemporary, 14-24mm F2.8 DG DN Art y 85mm F1.4 Art.]

Con un poco más de velocidad de disparo me las arregle para obtener la neblina en el punto que quería, fui recompensado con un interesante par de fotos al estilo Dark Knight y me asegure claramente de espantar a los villanos o en su defecto a mi hijo. 

Me abrí camino al sótano para hacer uso, exclusivamente fotográfico, de la pista de carreras con la que me resbalo todos los días de mi hijo. Recuerdo esos momentos en mi adolescencia en que estos coches empezaron a parecer verdaderos autos de carreras, con promotores y los pequeños detalles que la mayoría de la gente nunca ve, pero gracias a la magia del macro esos detalles aparecerán en toda tu pantalla. 

En primera instancia, ansiaba tomar fotos de los coches puestos en la línea de inicio con una gran y brillante luz de fondo, además, quería que se viera en primer plano una larga y simétrica pista atrás. Agregué papel celofán azul, cambié las luces alrededor e intercambié los ángulos, pero no lograba que la foto sobresaliera. Fue ahí cuando agarré el atomizador para los vidrios que estaba usando para limpiar la pista y de pronto, se hizo la lluvia.

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/10s, F/11, ISO 100]

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/80s, F/5.6, ISO 6400]

 

Ya sea que estés fotografiando increíbles coches recién encerados o unos juguetes viejos en tu celular, no hay nada como una pista mojada para darle ese toque especial a la escena. No es que eso sea una regla o algo parecido.

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/125s, F/5.6, ISO 2000]

 

Hasta este punto, la tarde estaba por terminar y era momento de estirar las piernas, tenía que ir a la hoguera con los niños con una buena copita de vino tinto. Con esto me refiero a que era hora de fotografiar juguetes de plástico junto al fuego rugiendo mientras los niños aventaban hojas y otros objetos extremadamente flamables.

 

Los sujetos elegidos esta vez fueron Link y Ganondorf del videojuego de Zelda. Si no conoces a estos personajes, bueno uno es bonito y heroico y el otro es grande y malvado. Es muy probable que descubras quién es cada uno. 

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/10s, F/8, ISO 100]

 

Afortunadamente, como me encontraba al aire libre, la iluminación era brillante y plana, no había algún equipo adicional -dejando de lado el trípode- que fuera necesitado para llevar a cabo este shooting. Pude acomodar las figuras en un plano que parecía un campo de batalla, ajuste la velocidad de disparo para hacer que las flamas se vieran gigantes y no pareciera como una simple fogata en el patio trasero. 

 

[No me culpen, yo no pinte los ojos de Ganondorf]

 

Finalmente regrese a casa para terminar este pequeño proyecto, con unas figuras más coloridas, una luz más básica y un fondo más tranquilo. Fue como hacer una limpieza de esos efectos elementales, de las luces coloridas y de fondos más elaborados. Además ya estaba lleno de s’mores y quería irme a la cama. 

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/15s, F/6.3, ISO 100]

[70mm F2.8 DG Macro Art en Sony A7 III, 1/200s, F/2.8, ISO 100]

 

Con una brillosa, empoderada y heroica Mujer Maravilla, mi macro-aventura llegó a su fin. Debo admitir que la fotografía de close-ups no es mi género favorito, definitivamente no me llamaría un experto pero me divertí mucho poniendo en escena a estas figuras, siento que mi consciencia visual general -y mi entendimiento del equipo- tuvo un progreso significativo. Desde la iluminación hasta crear una atmósfera utilizando solamente objetos del día a día como si fueran cosas de la vida cotidiana. Fotografiar cosas pequeñas puede ejercitar esos músculos a los que nunca les habías puesto atención. 

 

¿Y lo mejor de todo? No tienes que seguir ninguna regla, a los juguetes no les importa.  

 


Publicación más antigua Publicación más reciente